Globered
Consigue tu propia página web

Sitio informativo de Alte Brown + columnas de opinión
Participá, foros, expresá tu pensamiento con libertad

0 0 0

La metamorfosis

Por: edgardo daniel | Publicado: 18/12/2009 00:37 |

De cómo los Medios de Comunicación se convierten en meros difusores.

 

Gaceta de Buenos Aires, Número tercero, 21/06/1810.

Sobre la Libertad de Expresión:

“Si se oponen restricciones al discurso, vegetará el espíritu como la materia, y el error, la mentira, la preocupación, el fanatismo y el embrutecimiento harán la divisa de los pueblos”.

Mariano Moreno

La mayoría de los habitantes del planeta está conectada con algún medio de comunicación: radio, televisión, cine, diario, internet, libros, etc. Como el hecho es tan habitual, pocas veces se piensa que muchos de estos medios influyen sobre nosotros, sobre nuestras ideas y comportamientos, obligándonos a consumir determinados productos o a elegir ciertas opciones políticas.

Dando esto por cierto inquirimos, ¿Existe la objetividad periodística? ¿La opinión crítica? ¿El periodismo independiente? O también, ¿La masificación de la información, corrompió la “cultura”? ¿La globalización, acabó con la “diversidad cultural”? En fin, siendo la comunicación un fenómeno tan complejo cabe preguntarse, ¿Quién controla a los medios? ¿Quién vela por los derechos de los ciudadanos?

Es tan real que las modernas sociedades no podrían existir sin los medios masivos de comunicación como lo es la existencia de intereses contrapuestos. Por un lado, la mayoría de los medios de comunicación funcionan bajo la lógica comercial, son empresas que buscan obtener renta, maximizar sus ganancias, minimizar sus costos y para alcanzar esto generalmente no dudan en tergiversar la información que producen o repiten, abandonando su rol de comunicadores y convirtiéndose en meros difusores. Por otro lado, la estabilidad de los gobiernos depende del control que puedan ejercer sobre la información que se emite desde los medios, ninguno puede apoyarse en la fuerza física o en la coerción económica permanente. El Estado necesita contar con un mínimo de aprobación por parte de la ciudadanía y que este acepta o al menos no ataque, las medidas, ideas o principios impulsadas desde el mismo. A esto se conoce normalmente como “consenso”, como pacto que garantiza la continuidad en el poder.

Quien domina los medios de comunicación de masas entonces, puede controlar, aunque no en su totalidad, “el consenso social”. Por eso no es extraño que la lucha por el control de los medios masivos de comunicación se haya dado en una puja entre el gobierno y un monopolio enorme.

Podemos ahora deducir que la verdadera cuestión a plantear y resolver es, ¿Cómo podremos hacer para no ser rehenes de un conflicto entre las multinacionales y el gobierno? ¿Cómo podremos defender el federalismo informativo? El prisionero atrapado entre estos dos frentes es el pueblo y lo que realmente necesita este pueblo es que se solucionen los grandes problemas, la miseria estructural, la indigencia y el hambre y sobre todo, que lo que se informe acerca del progreso en este sentido, sea verídico.

Daniel Lujan y Leandro Badano

Comenta